fbpx
Home / Blog / Consejos para cuidar tu coche en verano

Consejos para cuidar tu coche en verano

Consejos para cuidar tu coche en verano

Durante el verano con las altas temperaturas el rendimiento y potencia del coche se ven afectados por lo que has de tomar medidas especiales para cuidar tu coche en verano

En verano, con la llegada del buen tiempo y el calor aprovechamos para salir con el coche a viajar, para ir a la playa o a la montaña. Durante esta época el calor afecta de forma negativa al rendimiento del motor y provoca que pierda potencia por lo que es esencial que durante las altas temperaturas se tomen medidas especiales para cuidar tu coche en verano.

Desde Repuestos Pagán queremos daros algunos consejos para cuidar tu coche en verano y evitar que las altas temperaturas afecten a tu vehículo.

Neumáticos

Revisar los neumáticos es algo que se debe hacer a lo largo de todo el año, pero sobre todo, en verano que es cuando más desplazamientos se hacen. Por eso es muy importante revisar que la presión de las ruedas sea la correcta, que la profundidad de las gomas tengan como mínimo 1,6 mm y que no haya cortes y desgastes en el neumático o en la llanta.

Las ruedas suelen tener una vida útil de unos 5 años o de unos 40.000 kilómetros de rodaje.

El aumento de temperatura atmosférica puede hacer perder presión a las ruedas y conducir con los neumáticos poco inflados afecta al comportamiento y a la eficacia de la frenada y que las posibilidades de sufrir un pinchazo o un reventón en plena conducción aumenten considerablemente.

También hay que tener en cuenta que el calor desgasta más los neumáticos para coches el estado del mismo nos ayudará a reducir las probabilidades de sufrir un fallo en otros elementos del vehículo, como la suspensión.

Además, con el calor, la banda de rodadura se calentará antes, acortando la vida de los neumáticos en un 15%, lo que supone un mayor gasto de combustible, de aproximadamente un 7%.

Frenos

Este sistema es uno de los que más sufren con el calor, ya que las pastillas actúan por fricción y se someten a temperaturas muy elevadas. Tanto es así, que los discos pueden llegar a combarse por el alto componente calorífico generado por la presión y el rozamiento de las pastillas o la temperatura exterior, afectando a la calidad de la frenada.

Radiador

El radiador es otro de los elementos a tener en cuenta en las épocas de más calor, ya que se encarga de refrigerar el motor del vehículo, por lo que es fundamental chequear los niveles de líquido refrigerante, analizar su estado y comprobar que no tenga materiales sólidos en suspensión (como tierra, y demás materiales que se pudieran solidificar con los cambios de temperatura).

Refrigerante y nivel de aceite

Comprueba la varilla indicadora tanto del nivel de aceite como del refrigerante. Siempre que añadas líquido, has de hacerlo con el motor frio y nunca debes de rebasar el nivel máximo al igual que con el refrigerante.

Uno de los hechos más relevantes sea quizás la pérdida de potencia. Ésta puede verse disminuida hasta en un 15%. Todos los motores de combustión necesitan aire para poder quemar el combustible. Al aumentar la temperatura del aire disminuye la cantidad de oxígeno y el combustible no se quema con tanta facilidad.

Si además el filtro de aire está sucio esta situación empeora. Todo esto se traduce en un mayor consumo de combustible. Una fuga del líquido refrigerante a través de la tapa o una manguera o abrazadera son comunes y fáciles de solucionar. El punto es evitar que el motor siga funcionando sin el refrigerante suficiente ya que se corre el riesgo de que termine quemándose.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *